19 abril 2020

HASTA MAÑANA, MAÑANA


Se ha escapado
la mañana a otro día
sin el beso,
quería sentarla en mi regazo,
para verla soñar con atención,
garabatear como quien pinta en el cielo
los bucles de sus rizos,
tararear los compases del reloj
mientras se abrazan,
arrogantes,
nuestros menosprecios,
tan capaces de mucho
haciendo tan poco.

15 abril 2020

EL VALS DE LA FONSECA DESIERTA


Ahora sí triste
triste y sola se haya Fonseca,
y los libros
los libros en los estantes
más altos de las bibliotecas,
y los montes de piedad desbordados.
El reloj
no acude a las citas,
y la niña
que no escucha las campanas,
llora lejos
de la alameda donde bailaba.
Se apolillan
las casas de la Troya
sin las risas de Lugín,
y las aulas se oxidan,
plagadas de un silencio
que no escucha ni la ausencia.
Dónde estarás estudiante,
ahora que se escucha
la pálida luna desafiante,
llora duelo tu Compostela universitaria,
y las calles vuelven a mojarse.

12 abril 2020

PISTA CENTRAL: COVID19 vs TI

SEGUIMOS LUCHANDO

Es un rival muy duro,
busca separarte de tus sueños,
nunca te habías enfrentado a él,
es realmente bueno,
es una pared y lo devuelve todo.
Vas por delante,
pero no eres capaz de desbordarlo,
tendrás que aguantar como sea,
hasta que se canse,
hasta que falle.
Te acorrala
contra el fondo de la pista,
estás tan lejos de la red
que apenas logras adivinarlo.
Aprietas y sigues,
¡Oh sí !
tienes bola de set,
comienzas un “rally” muy largo,
eterno,
sí, ya lo tienes en una esquina,
tiras con todo
dejas todo lo que te queda,
en esa derecha destructora,
pero llega,
increíblemente llega,
llega y lanza un globo alto,
muy alto,
tan alto,
que parece que no vaya a caer nunca,
resoplas,
maldices su existencia,
te echas hacia atrás,
y comienzas la pelea desde cero.

10 abril 2020

TU OSO DE PELUCHE

No quiero más sol
de confines extraños,
ni más pena
de pereza mundana.
Hoy salió mi unicornio
a que lo mojase la lluvia,
a que lo desnudase el viento.
No quiero tu promesa de acero,
ni tu compromiso de madera,
ni que me "redescubras"
la revolución levantando el asfalto.
Quiero certeza en la piel,
acércate y abrázame,
como si fuese el único oso de peluche
que tuviste en toda tu vida,
hasta que los pájaros se caigan,
y lloren las piedras.

03 abril 2020

PRESUNCIÓN DE GENEROSIDAD

La noche se hizo más triste
que el propio mundo,
¡ con las confesiones que nos hicimos !.
Evitaba que cayera tanta pena
sobre la peligrosa inacción de la nada,
pero las noches aún son eternas
como las de un invierno boreal sin calefacción,
y el oxígeno se escapa,
huye sin dejarse exhalar,
a golpe de sobresaltos de amargura preocupada,
a horas incómodas que equidistan del alba y el ocaso,
amargura por ese otro mundo,
del que reniego con toda la fuerza
de esta pobre y precaria inteligencia emocional.
Por una vez,
que el consumo engendre vida futura,
que la sabiduría
colapse los pozos del egoísmo,
que se universalice
la presunción de generosidad,
que necesito creer en alguien,
empezando por este pinche
animador inanimado.
Aunque esta noche me arropará la flor
que toma el sol
derramando esplendor en mi terraza,
y mañana se levantará con vigor renovado
ese payaso que soy
que se ríe hasta de sí mismo.