18 julio 2014

CIRCADANÍA DEL AMOR

              Poema para una petición de Yolanda:



                                               Salía el sol
Aburrida de dar pasos
que no dejan huella en el camino,
al fin, sus sueños, tenían un nombre,
y ese nombre era el de una persona,
y esa persona entrañaba un sentimiento,
y ese sentimiento era compartido,
y  era la más feliz del mundo.

                                               Un soplo de viento
El tiempo dura poco más que nada,
cuando la chispa del amor,
se aviva con la gasolina de la felicidad,
pero, a veces, sin saber cómo ni por qué,
el aire, en un quiebro de espacio, enrarece y se acelera,
tanto, que los pies se van elevando,
y luego se suceden sin pausa los sucesos,
hasta que, irremediablemente, precipitan.

                                               Días nublados
Echas de menos aquellas largas miradas,
cuando la desazón pone nombre a las tareas,
y te empeñas en buscar respuestas,
repuestas que nadie te puede dar, porque no existen,
y parece, que ya nadie será capaz,
de volver a esculpir aquella sonrisa radiante.

Tal vez, sea otro soplo de viento el que te alcance,
y te lleve a empezar un nuevo comienzo,
en el que la inercia tome su rumbo por delante.

3 comentarios:

  1. Cada salida de sol, cada soplo de viento y cada día nublado es único e irrepetible, por eso la vida es tan bonita!! Muchas gracias por tus versos, alma de poeta!!! :)))

    ResponderEliminar
  2. Sí, el amor se presenta así.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por tus letras y tus espacios, tus comas y tus puntos, tus signos, tus clicks... tu atención.