21 junio 2014

CORAZÓN DE MI OLVIDO


Te envío al olvido,
donde nadie se ha muerto,
¡cansado ya!
de profanar las censuras de lo prohibido.

Sí,
allí te envío,
y a tus labios,
y a tus deseos,
te mando al olvido,
sin el escudo de la sombra de mi amparo,
de lo que arduamente,
conscientemente,
ha sido olvidado.

Porque es imposible recordar
lo que ya se ha olvidado,
y te mando al olvido y al desamparo,
donde nada se puede cambiar,
donde todo, irremisiblemente, se queda igual.
Porque allí, lo nuestro,
nadie lo podrá adjetivar,
ni siquiera, incluso, imaginar.

Te mando
al olvido de lo profundo,
de lo bello,
de lo inmutable,
de lo eterno.

Te mando,
a donde nadie
nunca jamás había llegado,

al corazón de mi olvido.


P.D.: Que él sí te sabrá cuidar.

4 comentarios:

  1. Anónimo7:28 a. m.

    No imaginas a donde me trasladan tus hermosas palabras.
    Maravilloso! !!

    ResponderEliminar
  2. Espero que a un tiempo y a aun lugar bonito, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3:16 p. m.

      Gracias a ti por trasladarme virtualmente! !!

      Eliminar
  3. No me mandes al olvido, mándame a tu presente.

    un saludo. Muy bonito


    ResponderEliminar

Gracias por tus letras y tus espacios, tus comas y tus puntos, tus signos, tus clicks... tu atención.