23 mayo 2013

LA LUNA Y EL SOL BAILANDO EN LOS PORTALES


Antes de que el sol inunde las aceras,
y se definan claramente los rasgos de nuestras caras feas,
¡ préstame un delirio de locura tuya !,
e inaugura con un beso esta idílica postal de primavera.

Yo no le contaré nada a nadie que no lo sepa,
ni regalaré fresas con azúcar a Cupido,
ni llamaré a las puertas de tu futuro paraíso,
cuando tú entonces no lo quieras.

Y si las resplandecientes estrellas sonoras
que bailan reflejadas en tus ojos,
prefieren dispararme la cruda indiferencia,
te extiendo una alfombra roja hasta tu residencia.

Tampoco rotularé tu nombre en una playa
para que lo envuelva de sexo la marea,
no seré más que el estoico plumón de tu almohada,
aguardando que deposites en mi la calidez de tu alma.

Pero tampoco patearé con rabia
las puertas arañadas que me cierras,
ni seré el arrullo incondicional
que tempera tus penas.

Cuando tras el luego del después,
tus cantos se vuelvan cantos de sirena,
y mis labios cuarteados, antaño añorados,
te mascullen al oído que ya por tí no se la juegan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus letras y tus espacios, tus comas y tus puntos, tus signos, tus clicks... tu atención.