23 marzo 2006

CUANDO NO ESTÁS


Cuando tú te vas,
solo me queda el dolor,
y el comienzo helado de las noches de invierno,
cuando te vas,
me siento abandonado, roto,
acartonado con aspereza en el trastero.

Cuando no estás,
me alimento del veneno del infierno.

Cuando tú te vas,
ya no hay placer, no hay recreo,
y mis lágrimas
son la única verdad que no me invento.

Cuando no estás,
me mato y no me muero,
y le hablo de ti a los camareros.

3 comentarios:

  1. Anónimo2:10 p. m.

    Greets to the webmaster of this wonderful site! Keep up the good work. Thanks.
    »

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:51 p. m.

    Very best site. Keep working. Will return in the near future.
    »

    ResponderEliminar
  3. veneno, veneno, veneno.


    Las fartas de hortografía no me la ponen dura ¿eh?

    ResponderEliminar

Gracias por tus letras y tus espacios, tus comas y tus puntos, tus signos, tus clicks... tu atención.