07 febrero 2019

ANTES DEL NAUFRAGIO

La memoria no tiene piedad
cuando acecha la tristeza,
y  hace aflorar aquel amor
que ganó la guerra contra el olvido,
para insertar de nuevo
su tarjeta de crédito en tu cabeza,
haciéndote extrañar enteramente,
como si no fuese posible
alguna otra manera de vivir,
y tu tiempo, tus vivencias,
tus pasiones, tus ilusiones,
hubiesen quedado sepultadas
en aquel glaciar del recuerdo.

Aún así,
te alegras de lo sabio
que puede llegar a ser el destino,
al desenterrar  también,
tantos besos, tantas caricias,
tantas promesas,
acompañadas de bellos atardeceres,
lunas, noches y estrellas.
Y comprendes
que lo ha vuelto a hacer,
ha vuelto a ser ella,
la que antes del naufragio,
te dibuja una estúpida sonrisa.

20 comentarios:

  1. El recuerdo en donde quedan todas las vivencias.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin posibilidad de formateo. Gracias María. Abrazos.

      Eliminar
  2. Qué precioso, lo leí hoy en Istagram, y tu poema es una canción en si, lleva música dentro, se siente en el latir de cada verso.
    Hermoso.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra lo de la musicalidad, aunque yo no se la encuentro, a ver si un día me los cantas. Gracias y abrazos.

      Eliminar
  3. Revivir (la) a ella… Toda ella en esencia de lo que fue y nunca se fue…
    Precioso, querido amigo.

    Bsoss, y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Traer lo bueno al presente, eso sería una terapia genial. Gracias Ginebra por tanto. Un abrazo.

      Eliminar
  4. aún la memoria es deformable incluso la de larga data
    nuestra realidad no siempre coincide ni se acerca a la del otro
    solemos dibujarlas según nuestras emociones

    abrazos Xan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda Elisa, pero que me roben mi realidad si pueden, jajajaj. Gracias y abrazos.

      Eliminar
  5. Bellos latidos en un encuentro sin medida
    lleno de sentimiento

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encuentros que calan para siempre. Gracias y abrazos.

      Eliminar
  6. Analía2:12 p. m.

    Xan,es posible que la ella sean ellas y que todas se le amontonen en la retina, entre lunas, soles y estrellas y la memoria es cruel cuando miras hacia atrás y compruebas cuántos naufragios ha tenido tu vida. Nunca más estúpida que esa sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La retina recoge demasiadas luces, que seguro la cabeza no es capaz de ordenar. Tienes razón, miraré hacia delante para esquivar las piedras, tanto mirar para atrás me llevado a seguir tropezando. El próximo poema irá del futuro. Gracias por invertir tu tiempo en escribirme. Abrazos.

      Eliminar
  7. Analía2:42 p. m.

    Xan, el pasado es el que da forma a tu futuro y las piedras con las que tropiezas y te alertan deben ser bienvenidas. Reconocer , madurar, elaborar lo vivido es un don que no todos saben apreciar. Tus poemas que continuen como vienen, trayendo esa nostalgia,esa riqueza emocional que tienes. La memoria de lo vivido y su peso la tiene sólo su protagonista.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La próxima la recogeré del suelo y la tiraré al mar, ya veremos las siguientes. Gracias Analía.

      Eliminar
  8. Analía3:01 p. m.

    Seguramente, alguien la recogerá...A ti, gracias por tu respuesta.

    ResponderEliminar
  9. Pues yo tengo recuerdos que todavía arañan... el paso del tiempo no ha hecho mella en ellos... ay si pudiera volver atrás... qué tonto fui...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que no te vuelvan a pillar desprevenido.

      Eliminar
  10. Los recuerdos que horadan el alma son aquellos que todavía están vivos, cuando deja de percibirse la vibración, estamos un poco más muertos... o un poco más vivos.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos no están vivos, solo vuelven para fastidiar, pero tenemos que venir de algún sitio. Gracias Magade y abrazos.

      Eliminar
  11. feliz san valentín Xan
    abrazos

    ResponderEliminar

Gracias por tus letras y tus espacios, tus comas y tus puntos, tus signos, tus clicks... tu atención.