22 septiembre 2016

CADUCANDO

Este lidiar con la pena de mi mismo,
este hacerse mayor a pie cambiado,
sin nadie cómplice cercano
con arrojo suficiente para atestiguártelo,
este descubrir que las fiestas
son siempre más de lo mismo,
este relativizar lo adolescentemente vital,
y revalorizar lo mundano.

Este ronco canto ajado al añoro,
sentirse como una apolillada reliquia
sacada del escombro,
este calzar cenizas con vanagloria,
y mentir para sobrevivir,
sabiéndote perdedor en casa
habiendo ganado fuera.

Este caducar irreversible,
como lo hizo,
el sueño de juventud incumplido,
de un anciano.

29 comentarios:

  1. Qué se detenga! El tiempo...

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, lo iremos ralentizando con poemas, besos, sueños...
      Gracias.

      Eliminar
  2. A veces uno se llega a sentir de esa manera, como un escombro, entre cenizas, entre desilusiones y frustraciones.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el tiempo, que va plateando las ideas en la cabeza y cuando llega el otoño se desprenden como hojas de árbol.

      Otro beso enorme.

      Eliminar
  3. pues echa el ancla a tus recuerdos, a los brillantes, a los bonitos...seguiremos caducando, pero con una sonrisa en los labios.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, caducar sonriendo mola. Un abrazo.

      Eliminar
  4. La vida en su irremediable e indiscutible caducidad… Sabemos de su existencia, aun cuando intentamos no pensar en ella y sin saber la fecha… No queda otra, asimilar y VIVIR, mientras vivamos…

    Un placer siempre leerte, Xan…

    Bsoss enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. todo son fechas y tiempos, esperemos enredar en cosas bonitas como estas, muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  5. me gusta mucho este poema, creo que es uno de los más logrados en construcción,profundidad y sentimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que me lo digas Luna, gracias por tu comentario. Un abrazo grande.

      Eliminar
  6. Habrá que ir mecediéndolo con tacto, mimándolo por defecto, da y quita, con mucha maestría, él, condenado tiempo.

    Dulcifiquemos saboreando los gratos momentos, es lo que nos llevaremos.

    Besos, Xan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con vuestra atención saboreo cada palabra que me dedicáis. Besos.

      Eliminar
  7. Al menos has vivido el fogonazo de juventud que se brinda a los afortunados, otros sin embargo ya nacimos viejos; perturbadoramente conscientes desde el primer minuto de la oscura ironía del mundo que se cierne sobre nosotros, conscientes de que la alegría no es mas que la sombra que proyecta el dolor, de la vertiginosa velocidad del descenso que todos recorremos en soledad, que haría envidiar al propio Dante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay como no saber, la inocencia es una buena compañera de viaje que nos va abandonando a medida que avanzamos en el camino, tendremos que apurar el vicio del infierno del Dante mientras podamos. Un abrazo.

      Eliminar
  8. El cuerpo, nuestra piel envejece, caduca; lo que no debemos dejar que lo haga es nuestro corazón, nuestra alma, nuestro sentir... no debemos perder la capacidad de asombrarnos, de creer, de aprender... de renacer desde nuestras cenizas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, sino vendrá la nube negra para instalarse en nuestra cabeza. Gracias.

      Eliminar
  9. Sabiéndose perdedor en casa
    habiendo ganado la guerra...
    Xan,
    como pesa,
    Como hace eco
    La batalla
    Del día a día
    Guerras, batalla
    Cantos y arena
    Huellas livianas
    Otras, tan pesadas.


    Besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que pesa,
      Pero siempre que se puede,
      Se deja la mochila a un lado,
      Y se sueña como un niño.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  10. me ha resultado como un tango
    no sé porqué pero así lo he leído

    y sí, los años no pasan livianos , al final el lastre se atestigua en los huesos y en la mirada

    buen domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi los tangos me apasionan, me hacen soltar lastre, muchas gracias Elisa, pasa un domingo estupendo.

      Eliminar
  11. Me ha parecido fascinante todo lo que has dejado en todos estos versos. Increíble.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho Natalia, a mi me encantan tus poemas. Un beso.

      Eliminar
  12. Más de los mismo, que cada día por compromiso se pone acicalado y en cada paso piensa en lo vivido mientras se le escapa el presente en cada retazo.

    Un abrazo de luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces ahoga esa sensación de fuga de presente y cogémos cámaras para tatuar instantes en las piedras del camino.

      Otro abrazo y mucha luz. Gracias.

      Eliminar
  13. La nube negra es peligrosa.
    Y cada vez hay más.
    Por todas partes.
    Es muy difícil asumir el ir caducando y sobre todo la muerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, hay que hacer mucho ejercicio mental para esquivar todo eso, hay que tomárselo como un reto más.

      Saludos.

      Eliminar
  14. Pero quien nos quita los años de adolescencia, de su alegria, de aquel despertar al amor, de las travas que nos pone la vida en nuestro caminar.

    Menos mal que el alma, el amor no caducan...Por que anida en lo mas profundo de nosotros..

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente el alma, el amor, aunque para mi lo más importante son las ganas. Que nadie nos quite las ganas.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. En nosotros está la fuerza de no dejarse caducar. El asombro, el corage.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por tus letras y tus espacios, tus comas y tus puntos, tus signos, tus clicks... tu atención.