31 enero 2008

TENÍAN RAZÓN

Tenían razón,
todos nuestros amigos,
me engañaba el corazón,
mientras tú,
te armabas de hormigón,
yo destilaba la rabia,
me deshacía en comprensión.

Tenían razón,
en no mojarse, para qué,
tan sabia es la mente,
que no gasta puñales.

Tenían razón,
se llenaban de pena mis venas,
mi sangre de alcohol.
En aquel preámbulo de otoño,
en el que me abandonó tu amor.

Tenían razón,
pero yo tenía también,
un maestro ateo bendito,
al menos, media vida por delante,
y el consuelo de ser yo mismo.

Tenían razón,
aun así, tu adiós fue:
guillotina, persiana baja,
y luego telón de azufre,
apagando el afecto,
de quien ya no te reclama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus letras y tus espacios, tus comas y tus puntos, tus signos, tus clicks... tu atención.