01 febrero 2006

EL PATITO FEO

Yo quería morirme,
sobre el suelo azul
de la mirada de sus ojos,
pero tenía más fuerza el miedo al amor,
que sus fráfiles uñas,
aunque mañana sería un día normal,
y desde entonces
aun vivo para atrás.

Yo quería morirme,
y mis palabras herían de gravedad,
y mis caricias volvían arena
las mejillas que ya no podían tocar.
Prendido de la soledad,
no se hallan en bares
las alegrías necesarias
para no volver a llorar.

Yo quería matarme,
cautivo de mi propia libertad,
era el negro de las balas
que escupe la nostalgia,
el patito feo de la casa abandonada,
del centro de la ciudad.

3 comentarios:

  1. Las letras besan las plumas y balas son las palabras, no hay mayor poder que el de dar rienda suelta a lo que sientes y callas ... Y entonces... Cala. Porque en verdad la lealtad, a veces se la debemos a aquello que nos desarma. .. una vez superado ...da alas.

    Mi abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas AtHeNeA, me da un poco de vergüenza rebobinar 10 años, y sí, me dolía mucho en aquel momento, menos mal que las heridas cicatrizan. Gracias por tus palabras de luz. Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por tus letras y tus espacios, tus comas y tus puntos, tus signos, tus clicks... tu atención.